Un día Juan fue a trabajar en su bicicleta como siempre, aunque él no sabía que este viaje no sería como los demás. Los accidentes ocurren en solo un segundo sin que los veamos venir, cuando Juan reaccionó estaba en la camilla de un hospital, había sido chocado por un automóvil, aunque nada grave le había pasado y esa misma tarde volvió a su hogar.

Cuando se fue a dormir soñó que atropellaban a un compañero de trabajo, despertó agitado pero pensó que si pesadilla había sido por su pequeño accidente del día anterior. En la mañana fue a trabajar como cualquier día y cuando llegó su jefe les dio la noticia de que su compañero Pablo había sido atropellado, tal como él lo soñó.

Esa noche, un poco asustado por lo que sucedió con su compañero se fue a dormir. Las pesadillas volvieron a él, esta vez era su vecina Camila la protagonista, pero esta vez era más grave ya que ella moría. Al despertar fue donde su vecina para evitar su muerte, pero nadie le abrió la puerta por más que golpeó. A lo lejos escuchó la ambulancia y fue corriendo a ver, se sorprendió al darse cuenta de que era Camila que estaba cubierta de sangre, la habían asaltado. El paramédico que la trataba de ayudar se echó hacia atrás diciendo que ya no había nada más que hacer, había muerto.

Volvió a su casa con el rostro pálido y sin expresión, su madre lo vio y se asustó mucho, él le contó todo sobre su don, que podía ver las desgracias antes de que ocurrieran. Ella lo miró como si sintiera lastima de él, lo abrazó y dijo que ya iba a pasar todo, que no pensara más en eso. Obviamente no le había creído.

A pesar de todo, Juan se fue a trabajar, estaba cansado y nervioso pero necesitaba enfocar su mente en algo, pensar lo ponía peor. Imágenes se vinieron de pronto a su mente, su mamá iba cruzando la calle y un auto la chocaba dándole muerte, había sangre por todos lados… Despertó de golpe, el cansancio lo hizo quedarse dormido en el trabajo.

Se consiguió el auto con un amigo y se fue rápidamente a su casa, iba sobrepasando la velocidad permitida, pero no le importó. Cuando estaba por llegar a su casa se dio cuenta que su mamá iba cruzando la calle pero no alcanzó a frenar y la atropelló inevitablemente. La madre de Juan murió y él pasó sus días con horribles pesadillas en una celda fría y solitaria.